17 oct. 2012

Piedras preciosas

Ópalo y Ámbar forman el primer par,
Ágata canta en si, del lobo el avatar,
Dueto- Solutio! - con Aguamarina.
Siguen poderosas las Esmeralda y la Citrina,
los gemelos Cornalina en Escorpión,
y Jade, el número ocho, digestión.
En mi mayor: negra Turmalina,
Zafiro en fa se ilumina. 
Y casi al mismo tiempo el Diamante,
Once y siete, del León rampante.
¡Projecitio llega! Fluye el tiempo,
y Rubí constituye el final y el comienzo.





En su cimbreo rojo rubí
oye el cuervo cantar a los muertos,
apenas conoce el precio, apenas la fuerza,
el poder se alza y el Círculo se cierra.

Del orgulloso león de faz diamante,
vela el súbito hechizo la luz brillante.
Con el sol que agoniza él cambia la suerte,
y el final revela, del cuervo, la muerte.

Cuando el círculo de la sangre se completa
la eternidad fragua la piedra filosofal.
Vestida de juventud surge una nueva fuerza
que al elegido otorga un poder inmortal.

Más cuando ascienda la duodécima estrella.
reanudará el destino su curso fatal.
Perderá su lozanía el roble con ella,
sometido al yugo del tiempo terrenal.

Hasta que el lucero palidezca y muera, 
no tendrá el águila su nido eternal.
Y solo por amor se extingue una estrella,
su ha elegido libremente su final.

Escuchando: Madness  - Miss A (feat. Taekyeon of 2PM)

No hay comentarios:

Publicar un comentario