16 ago. 2011

Lejos... tan lejos que el cielo parezca otro

Corre, corre lejos como si no hubiese más opción. Hasta que duela tu pecho por falta de aire, hasta que tus piernas no respondan, hasta que tus brazos se duerman por falta de oxigeno, corre, corre más allá de lo que te habías planteado, corre sin dirección ni sentido, corre escapando de algo que no ves, corre como si tu vida dependiera de ello.

Lejos, más allá del mar, fuera de las fronteras de este país, fuera de los lugares en los que hablamos el mismo idioma.


Vete tan lejos que cuando mires las estrellas sea imposible que veas las mismas que yo, que cuando tu te levantes yo tenga que acostarme, que si yo tengo calor tu mueras de frío, tan lejos que sea imposible que me cruce contigo nunca más.

Huye, escapa de los lugares en los que mis ojos pueda encontrarte... vete de tal manera que si quiero ver tu cara tenga que acudir a mi memoria. Llévate todo, fotos, regalos, caricias, miradas... llegara un momento en el que mi memoria también te borre y entonces sera como si nunca hubieras existido.

No quiero cruzar mis ojos con los tuyos porque se que flaqueare, así que por favor, corre corre lejos, corre hasta el infinito, hasta casi desfallecer...

Mi corazón ya no late como antes, pero necesito volver a respirar y eso no lo puedo hacer contigo a mi alrededor, necesito que dejes de existir en mi vida... Corre!

1 comentario:

  1. si esto va por lo que creo que va... no me gusta. asi que ya me lo explicaras.

    ResponderEliminar