23 ene. 2012

Un día en la nieve

No se esquiar, no lo he hecho nunca y por tanto es normal que no sepa como tengo que poner las piernas, los brazos, la espalda... en fin, que es normal que me pongo de pie y me caiga al instante.
No deberías reírte y yo debería enfadarme por que te rías de mi... pero sera que es tu risa que no soy capaz de enfadarme si lo haces.

Y es que algo así como si todo lo malo que pudiera pasarme quedara en nada si se compensa con el hecho de que son tus manos las que me levantan del suelo.


Un resumen rápido de un día en la nieve es: Me resfrié, pero no me importa.
El resumen largo mejor me lo guardo para mí, es más divertido así, aquí no puedo acompañar con las imágenes que si que tengo guardadas en mi memoria. Aunque debo reconocer que las imágenes que están en mi cabeza son en su inmensa mayoría de tu cara, ¿por qué sera?

Jugar a correr por la nieve para que no me caigan más bolas, correr lo más rápido que pueda, pero obviamente que no me sirva de nada. Rodar por el suelo tratando de ganarte, y que nuevamente sea imposible. Era agradable sentir tu cálido aliento contra mis mejillas heladas y rosadas por la nieve y el frío.


Si escribes mensajes en la nieve procura que no sean para que después deba ir a que me revisen el corazón porque se me haya parado, no creo que sea sano que tenga tantos infartos.

Definitivamente, si fuera posible, si esto fuera de esa forma, podría decirse que centro de mi universo serias tú, todo giraría en torno a ti.... estaría en un túnel sin salida, incondicional e irrevocablemente, cual Bella con Edward, enamorada de ti.


Escuchando: My Love - B1A4 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario