5 mar. 2010

Suspiro

Es tan simple como estirar la mano, y no alcanzarlo... tan sencillo de comprender que no era capaz de aceptarlo.

Si nunca hubiese abierto la mano no se habria encontrado con la suya y ahora no las tendria tan frias... si no hubiese permitido que su puño se aflojara ahora estaria tranquilamente soñando con mariposas...

Pero no todo esta perdido, otras manos llegan en su auxiio, transfiriendole el calor necesario para volver a sentir los dedos y ser capaz de utilizarlos... unas manos sin nombre, en un barrio perdido, de la esquina del viento que se llevo su suspiro...


Escuchando: El continuo ronronear de la torre (PC)

1 comentario:

  1. ...
    tienes k cambiar el color de los comentarios..
    k se pierden en el fondo xD

    ResponderEliminar